Estamos leyendo.... La evolución de Calpurnia Tate (Jacqueline Kelly) en Zaragoza

.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

“Una batalla tras otra se ha de suceder siempre con éxitos diversos”


En 1890 se funda la Asociación Americana por el sufragio de la mujer. En 1919 se aprueba la XIX enmienda en EEUU en la que se otorga el voto a la mujer. En el momento al que nos traslada Calpurnia, 1899, la mujer por tanto no votaba y hasta 1965 no podrán ejercer su derecho al voto las personas negras.

Calpurnia no es ajena a este marco, se siente como un coyote atrapado ante las imposiciones sociales previstas para ella y que sus padres deciden mantener. Su hermano Lamar le recalca la cuestión, la mujer ni vota, ni cobra, es recluída a la casa.

Mi tiempo con el abuelito se escurría mientras la factoría doméstica cobraba velocidad machacando su principal materia prima, que era yo, en pedacitos cada vez más pequeños”

Clases de cocina, de bordado, de punto... todo un progama educativo y de calidad, avalado por Fanny Farmer (1857-1915), una mujer que no pudo ir a la universidad por un accidente que la dejó en una silla de ruedas hasta los 30 años. En su obra Boston Cookinng School compila más de 1849 recetas y es considerada una pionera en el terreno de la economía doméstica. Concepto en el que intervienen la higiene, la nutrición, conservación...

Medidas tomadas ante el tiempo que Calpurnia pasa con el abuelo descubriendo especies, recogiendo especímenes, hablando de la necesidad de autosuficiencia, leyendo a Darwin y Dickens.

Es el mejor de los tiempos, es el peor de los tiempos. Es la edad de la sabiduría y también de la locura. Es la época de la fe y también de la incredulidad, la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación, lo tenemos todo, pero no somos dueños de nada, caminamos derechitos al cielo pero tomamos el camino a otro lado. En fín, esta época es tan parecida a todas las épocas, que nada de lo aquí voy a contar debería en realidad de sorprendernos. Nada. Ni el perdón, ni la venganza, ni la muerte ni la resurrección”. C. Dickens. Historia de dos Ciudades”

Calpurnia considera esas enseñanzas como algo malévolo, ajeno a sus inquietudes, algo impuesto que además no se le da bien. Y no sabe como liberarse del cepo. Ella nunca se había planteado su futuro como el de las demás niñas. Ella era ella y nadie más y quizás allí se localiza el problema, la sociedad frente al individuo, las demás frente a ti y todos una misma especie.

2 comentarios:

Pilar dijo...

Me encataría escuchar al grupo debatiendo sobre esta concreta parte de la historia que presenta Calpurnia de un modo tan sencillo.

Feliz lectura

Pedro dijo...

!Ya lo hemos terminado! Interesante y muy agradable.
Con toda la curiosidad intelectual y la evolución experimentada por Calpurnia, realmente el mundo no había hecho mas que empezar.
Sería estupendo que todos sigamos evolucionando en igualdad.

No puedo pasar por alto la referencia que en varias ocasiones hace Calpurnia al "ACEITE DE HIGADO DE BACALAO", tales como: "Ese aceite apestoso", "Infame medicina" y para rematar se refiere a este jarabe como "La sustancia mas repugnante del mundo".
A mí me obligaron a tomar este "jarabe de hígado de bacalao" con seis años de edad y sinceramente todavía no se me ha olvidado.

Siento que para la próxima sesión no podré asistir por estar de viaje.

Saludos.