Estamos leyendo.... La evolución de Calpurnia Tate (Jacqueline Kelly) en Zaragoza

.

martes, 27 de noviembre de 2007

Vencedores y Vencidos...


El 21 de Febrero de 1809, Zaragoza encabezada por la Junta de Defensa en la que Palafox, enfermo de tifus ha delegado, entrega sus armas. Se había quedado sola en el sector norte de la península.
Han transcurrido dos meses de asedio prácticamente sin tregua; Paulatinamente el hambre, el hacinamiento y las epidemias, casi más que las armas, han mermado una población muy debilitada tras el primer asedio.
¿Qué es lo que motiva que pese a la inferioridad de fuerzas se resista? Careciendo casi de sentido Zaragoza lucha hasta que no puede más, lleva hasta el límite sus fuerzas. Posteriormente unos doce mil zaragozanos no juran ante José I, pese a saber que las consecuencias de su obstinación podrán ser terribles.

Así pasará Zaragoza a la historia como una ciudad vencida y no rendida, como una ciudad resistente, terca y obstinada.
Las consecuencias de la guerra: odio, humillaciones, vejaciones... Vencedores y vencidos. Sólo el paso del tiempo tratará de recolocarlos en la historia.

Un poco más de Vocabulario...

DISURIA
(Del lat. dysurĭa, y este del gr. δυσουρα)
1. f. Med. Expulsión difícil, dolorosa e incompleta de la orina.

ESCARAPELA
(De escarapelar)
1. f. Divisa compuesta de cintas por lo general de varios colores, fruncidas o formando lazadas alrededor de un punto. Como distintivo, se coloca en el sombrero, morrión, etc. Se usa también como adorno.
2. f. Riña, principalmente entre mujeres.
3. f. En el juego del tresillo, tres cartas falsas, cada cual de palo distinto de aquel a que se juega.

MORRIÓN
(De morra)
1. m. Armadura de la parte superior de la cabeza, hecha en forma de casco, y que en lo alto suele tener un plumaje o adorno.
2. m. Prenda del uniforme militar, a manera de sombrero de copa sin alas y con visera, que se ha usado para cubrir la cabeza.
3. m. Cineg. Especie de vahído o vértigo que padecen las aves de altanería.

TIFUS.

(Del gr. τφος, estupor).
1. m. Med. Género de enfermedades infecciosas, graves, con alta fiebre, delirio o postración, aparición de costras negras en la boca y a veces presencia de manchas punteadas en la piel.
2. m. coloq. En los espectáculos públicos, entradas y pases de favor y personas que los disfrutan.
~ abdominal.
1. m. Med. fiebre tifoidea.
~ exantemático.
1. m. Med. Infección tífica, epidémica, transmitida generalmente por el piojo, caracterizada por las manchas punteadas en la piel.
~ icterodes.
1. m. Med. fiebre amarilla.
~ petequial.
1. m. Med. tifus exantemático.

Fuente: www.rae.es

miércoles, 14 de noviembre de 2007

La Europa de las luces...


La Europa de las Luces, con sus sombras, compleja y plural puede ser visualizada recogiendo las palabras de Richar Herr que califica a las Sociedades Económicas como “conductos de la Ilustración”.

Las Academias literarias y científicas surgen de modo paralelo a las Sociedades Económicas: La Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País se constituye en Zaragoza en 1776, contando entre otros con Ramón de Pignatelli, en 1784 lo hará la Fundación de la Escuela de Dibujo y en 1792 la de Bellas Artes de San Luis.

Todas ellas supondrán la recepción, reflexión y difusión de muchas de las ideas ilustradas; Se pensará la economía como una ciencia práctica necesaria para el desarrollo y por tanto se fomentará la enseñanza en cuanto trasmisora de “desarrollo” y de técnica.

Las ansias de progreso sin embargo se desvanecerán en una guerra declarada en defensa de las mismas ideas.

La exaltada razón topará con uno de sus lados más oscuros.

lunes, 5 de noviembre de 2007

EL Primer Sitio a Zaragoza ha finalizado...



El primer sitio a Zaragoza ha finalizado. Los franceses se repliegan hacia Burgos tras la derrota en Bailén, no sin antes volar el monasterio Santa Engracia. Zaragoza ha resistido durante casi dos meses a sus ataques. A lo largo de estas páginas hemos descubierto el horror de la guerra, la obstinación de un capitán, la defensa de todo un pueblo palmo a palmo de una ciudad destrozada incluso por sus cimientos.

Se nos evoca una Zaragoza gris, ensordecedora, con los hospitales repletos y con temor a las epidemias, hambrienta y sedienta en un verano interminable.

También se nos describen lugares por los que hoy paseamos quizá desconociendo lo que allí ocurrió y se vivió durante esta contienda incluso los lugares que desaparecieron...

La ciudad tenía ocho puertas: Puerta Sancho, Portillo, Carmen (es la única que queda), Santa Engracia, Quemada, Sol, Ángel y San Idelfonso. Los muros de los edificios hacían de muralla, también el Ebro y el Huerva y en la margen izquierda el barrio de Arrabal.

Tras los Sitios toda la ciudad será remodelada y diversos planes urbanísticos serán emprendidos. Más de cincuenta calles de nuestra ciudad rinden homenaje a Los Sitios. Quizás el más emblemático sea el Paseo Independencia. Plaza España era el solar del destruido monasterio de San Francisco y del Hospital de locos; Durante la ocupación francesa se proyectó unir este solar con la puerta de Santa Engracia, la calle que lo hacía mucho más estrecha se llamaba también Santa Engracia y este paseo se llamaría Imperial, pero tras varios proyectos sólo tomará forma en la década de 1860, bajo el nombre que hoy conocemos.