Estamos leyendo.... La evolución de Calpurnia Tate (Jacqueline Kelly) en Zaragoza

.

lunes, 29 de marzo de 2010

¿Quién es el culpable? ¿Quién el responsable?


A lo largo de nuestra historia los hechos susceptibles de ser juzgados han cambiado, con ello también los ámbitos de actuación de la justicia. De forma paralela a la implantación de una ley, la sociedad debe ser capaz de adoptar estructuras que permitan la ejecución de ésta y no siempre es fácil ni así.
Los derechos de los más pequeños son un ejemplo de lo expuesto anteriormente. Muchas veces las estructuras o no son suficientes o la intervención de la justicia llega tarde. Y aquí la paradoja que Camilla Läckberg nos plantea desentrañando la mentira, la crueldad, la maldad humana en sus más despiadadas formas. Si a Jan Morin, luego Lorentz, sus padres, toxicómanos sin escrúpulos, lo hubieran llevado al hospital por una paliza o por algún síntoma físico de los abusos cometidos contra él, igual, hubieran podido evitar que éste incendiara su casa y quemara a sus padres vivos. Pero ¿Quién lo hubiera podido evitar? ¿Quiénes son los responsables? Muchas veces los distintos sectores del sistema se hunden en papeles y dejan de mirar de cara a los verdaderos afectados y entonces, ¿quién es el culpable?
¿Qué tiene esto que ver con Alex? El principal sospechoso, Anders ha aparecido muerto en su casa, colgado. Dan es la persona que estaba con Alex, de quién ella esperaba un hijo. No lo sabía. Se entera cuando Erica lo descubre y lo incita a contarle la verdad a su mujer, Pernilla. Nos acercamos a las respuestas.
La otra cara, el amor.

lunes, 15 de marzo de 2010


La complejidad de los personajes va surgiendo, se va tejiendo una tela, faltan puntadas fundamentales pero algo vamos entreviendo. Ahora, no sólo de la mano de Erica, también de Patrick.
Anders tiene coartada, su vecina afirma haberlo visto queriendo entrar a su casa un poco antes de la hora a la que se estima Alex fue asesinada. Luego no le dio tiempo. Deben por tanto soltarlo y las dudas sobre que él sea el autor se acrecientan.
El ritmo es más rápido, sabemos también que Julia es la única heredera de Nelly Lorentz. ¿Y su hijo adoptivo? ¿Sólo se conocen de haber trabajado veranos en la fábrica y por el trabajo de su padre en la fábrica Lorentz? No cuadra.
Demasiadas preguntas. ¿Y la desaparición de Nills Lorentz? ¿Y la extraña conversación de Vera con Nelly? ¿Quién es el padre del hijo que esperaba Alex?
Todos ellos a la vez tejen una crítica a veces muy irónica de una sociedad que desde luego rompe la imagen de “civismo” que, yo creo es generalizado, tenemos sobre los países nórdicos.
Una sociedad, la sueca, diferente de la que ”a priori” podemos intuir. Alcohol, maltrato, madres jóvenes en pueblos pequeños, clases sociales marcadas, relaciones acabadas y consecuentemente sueños trastocados y autoestimas doloridas. Clasismo. La “deprimente desesperanza”, trasmitida por una pobre limpiadora a la poderosa y rica Nellly Lorentz. La teoría y práctica del “gusano” Mellberg, “encuentra la chusma y encuentras al autor del crimen”. Una sociedad, la sueca, en la que también hay Bridget Jones pese a los miedos, intentos de ser amad@, rubores, emociones y en definitiva heridas que se curan. Entrelíneas sobre prácticas que no deberían de formar parte de lo que tratamos o queremos que sea el ser humano.

lunes, 1 de marzo de 2010

Aquello que ocurre de puertas para adentro…



Acontecimientos inconexos comienzan a hilarse y muchísimas preguntas se agolpan ante el paso de las palabras. Queremos más y a la vez tratamos de ser nosotros los que descubramos el enigma.

¿Qué pasó? La Alexandra que conoció Erica no es la que los demás dicen que era. ¿Qué relación hay entre la desaparición de Nils Lorentz y Alexandra? ¿Esta en lo cierto Erica cuando piensa que en el retrato de Alexandra hecho por el supuesto asesino hay algo más? ¿Qué ha leído en la nota de la papelera de Nelly Lorentz?
¿Cómo es que Nelly Lorentz se digna acudir al funeral si no hubo una relación más allá de lo laboral con Karl Erik?

Patrick no acaba de creer que sea Anders el asesino, cierto, la anciana Sra Petren es un buen testigo en plenas facultades. Vera es la mujer que se siente culpable de todos los infortunios de su hijo, la mujer que corre cuando lo detienen pero nada puede hacer, su madre. ¿Qué calla?

Los personajes se van desvelando, Lucas sale a la luz, agarra con fuerza a Erica… ésta ahora entiende y ve aquello que no quería ver… es un maltratador, y es el marido de su hermana. Aquello que ocurre en el interior no siempre es lo que se muestra en público aún en los sitios más pequeños.